Haga su reserva Seleccione las fechas que quiere reservar

La piedra es un recurso inagotable en Menorca que ha servido para crear los elementos singulares como los talaiots prehistóricos o la extensa cuadrícula de paret seca.

La piedra es un recurso inagotable en Menorca que ha servido para crear los elementos singulares como los talaiots prehistóricos o la extensa cuadrícula de paret seca.

La finca recibe el nombre de Ses Talaies por la concentración de hasta tres talaiots en tan solo cuatro hectáreas de terreno. Estas torres de piedra, de planta circular o elíptica, se erigen imponentes por todo el territorio isleño, son herencia de los primeros habitantes de Menorca y aún hoy están envueltas de misterio por su incierto uso.
Los talaiots son los monumentos más numerosos de la época prehistórica y también más característicos y singulares. Hay unos 300 en toda la isla. No es extraño, por lo tanto, que den nombre a la candidatura de Menorca que aspira a recibir el reconocimiento de la UNESCO y entrar en la lista de patrimonio mundial de la humanidad por la riqueza y densidad de sus yacimientos arqueológicos.
Impresionan por su dimensión, las diferentes formas y tipologías. El encanto de los talaiots es increíblemente poderoso. Son elementos del pasado plenamente integrados en el paisaje y el territorio que nos conectan con la Menorca más mágica y misteriosa. Pero más allá de los talaiots y los yacimientos prehistóricos, la piedra es uno de los elementos más característicos de Menorca. Por sus acantilados, por los pedregales de la costa norte, por la cuadrícula de paret seca que cubre toda la superficie de la isla, y también por las construcciones del patrimonio rural como los puentes y las barracas para ganado.
Además de estos elementos patrimoniales, en el entorno de Ses Talaies también encontramos una de las Areas Naturales de Especial Interés (ANEI) mejor conservadas y más valiosas de la isla. Abarca más de 3.000 hectáreas de terreno en la zona de La Vall e integra sistemas dunares, una zona húmeda, torrentes, balsas de agua temporales y bosques de pino blanco y encinas.